Calle San Juan

La Zona de la Calle San Juan, probablemente el único rincón del Casco Antiguo que conserva la conciencia y vida vecinal de los barrios de siempre al tiempo que mantiene su actividad comercial y hostelera de forma totalmente integrada en el vecindario.

La convivencia de esta mezcla de actractivos –comercial, hostelero y vecinal– le confiere un carácter especial que dificulta su clasificación en función de una sola de ellas.

Una realidad vecinal

Desde tiempo inmemorial la calle San Juan conserva su vecindario y una convivencia vecinal muy intensa más propia en estos días del medio rural que de un entorno urbano. Sin embargo esta forma de relación entre los vecinos de la calle y de éstos con los negocios instalados en la calle se ha mantenido y fortalecido en el tiempo gracias precisamente a la existencia de arraigadas tradiciones que como colectivo han mantenido vivas.

Una realidad comercial

Pese a las variaciones experimentadas en los últimos años la calle mantiene una destacada actividad comercial: desde la tienda de ropa infantil, a una de curtidos y complementos, otra de complementos y bisutería , pasando por tres librerías, dos de ellas editoriales, una joyería, una carnicería y una panadería. Además acoge un comercio-taller de decoración floral y un zapatero remendón.

Una realidad hostelera

Ciertamente, la actividad hegemónica de la hostería en la calle San Juan, hace que su protagonismo sea mayor y constituya en principal reclamo de la zona. Como zona de chiquiteo a la que añade una excelente oferta gastronómica y un ambiente más sosegado y familiar.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Ya se han establecido cookies utilizadas para el funcionamiento esencial del sitio.

Acepto las cookies de este sitio. Ver Más